Oscar Wilde y un prefacio inmortal

Un día como hoy, de 1900, moría Oscar Wilde. Nos dejó una de las obras literarias más bellas de todos los tiempos. Un ejemplo imperdible es la novela El retrato de Dorian Gray, y en ella nos regalaba el prefacio que viene a continuación, y que, si sos escritor o lector empedernido, te recomiendo tener siempre en cuenta.
También un 30 de noviembre, pero de 1835, nacía otro formidable escritor: Mark Twain.
Prefacio de El retrato de Dorian Gray, por Oscar Wilde

El artista es el creador de cosas bellas. Revelar el arte y ocultar al artista es la finalidad del arte.
        El crítico es el que puede traducir de un modo distinto o con un nuevo procedimiento su impresión ante las cosas bellas.
La más elevada, así como la más baja de las formas de crítica, son una manera de autobiografía. Los que encuentran intenciones feas en cosas bellas, están corrompidos sin ser encantadores. Esto es un defecto.
Los que encuentran bellas intenciones en cosas bellas, son cultos. A éstos les queda la esperanza.
Existen los elegidos para quienes las cosas bellas significan únicamente belleza.
Un libro no es, en modo alguno, moral o inmoral. Los libros están bien o mal escritos. Esto es todo.
La aversión del siglo XIX por el Realismo es la rabia de Calibán viendo su cara en el espejo.
La aversión del siglo XIX por el Romanticismo es la rabia de Calibán no viendo su propia cara en el espejo.
La vida moral del hombre forma parte del tema para el artista; pero la moralidad del arte consiste en el uso perfecto de un medio imperfecto. Ningún artista desea probar nada. Hasta las cosas ciertas pueden ser probadas.
Ningún artista tiene simpatías éticas. Una simpatía ética en un artista constituye un amaneramiento imperdonable de estilo.
Ningún artista es nunca morboso. El artista puede expresarlo todo.
Pensamiento y lenguaje son, para el artista, instrumentos de un arte.
Vicio y virtud son, para el artista, materiales de un arte.
Desde el punto de vista de la forma, el modelo de todas las artes es el del músico. Desde el punto de vista del sentimiento, la profesión de actor.
Todo arte es, a la vez, superficie y símbolo.
Los que buscan bajo la superficie, lo hacen a su propio riesgo.
Los que intentan descifrar el símbolo, lo hacen también a su propio riesgo.
Es al espectador, y no la vida, a quien refleja realmente el arte.
La diversidad de opiniones sobre una obra de arte indica que la obra es nueva, compleja y vital. Cuando los críticos difieren, el artista está de acuerdo consigo mismo.
Podemos perdonar a un hombre el haber hecho una cosa útil, en tanto que no la admire. La única disculpa de haber hecho una cosa inútil es admirarla intensamente.
          Todo arte es completamente inútil.

Oscar Wilde - Prefacio de El retrato de Dorian Gray
Biografía de Oscar Wilde
Más teoría: 

6 comentarios:

  1. ¡Qué grande y genial Oscar Wilde!
    No tiene desperdicio este prefacio en defensa del arte por el arte.
    Un placer leer tus entradas, Daniel, siempre me voy de aquí con la sensación de haber aprendido algo :-)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. excelente!

    Gracias por compartirlo Dani, nunca lo había leído por esa manía de salterarme los prólogos.

    Sin embargo, disiento en que el arte sea solo el reflejo del artista. Muchas veces es el reflejo de una sociedad determinada.

    Ceci

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias, querida María José. Es muy estimulante saber que las entradas dejan sabores tan placenteros en los amigos del blog. Mil gracias por volver siempre.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Querida Ceci, Corazón de Nube: espero que no te saltees el prólogo que escribiré para un libro de poesía, un día de estos... ;)
    Un besote.

    ResponderEliminar
  5. es mi libro favorito!! todavia no lo han superado. la diferencia entre alegria y felicidad esta por alli

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola, Mendiga!
    También es uno de mis favoritos. Los personajes que ha construido Wilde en esa novela son im-pre-sio-nan-tes. Un libro para leer, releer y recontraleer.
    Muchas gracias por asomarte al blog. ¡Felices fiestas!

    ResponderEliminar