El parto

Hace unos días le prometí a María José (MJ), asidua visitante de TdT y genial palindromista (les recomiendo su blog), que subiría este microcuento. Se lo dedico especialmente a ella, pero también quiero que sea un obsequio para todos, mi regalo de Navidad. Muchísimas gracias por acompañarme, y que pasen muy felices fiestas.


    El parto


Microcuento de Eduardo Galeano
    Tres días de parto y el hijo no salía.
    —Tá trancado. El negrito tá trancado —dijo el hombre.
    Él venía de un rancho perdido en los campos.
    Y el médico fue.
    Maletín en mano, bajo el sol del mediodía, el médico anduvo hacia la lejanía, hacia la soledad, donde todo parece cosa del jodido destino; y llegó y vio.
    Después se lo contó a Gloria Galván:
    —La mujer estaba en las últimas, pero todavía jadeaba y sudaba y tenía los ojos muy abiertos. A mí me faltaba experiencia en cosas así. Yo temblaba, estaba sin un criterio. Y en eso, cuando corrí la cobija, vi un brazo chiquitito asomando entre las piernas abiertas de la mujer.
    El médico se dio cuenta de que el hombre había estado tirando. El bracito estaba despellejado y sin vida, un colgajo sucio de sangre seca, y el médico pensó: No hay nada que hacer.
    Y sin embargo, quién sabe por qué, lo acarició. Rozó con el dedo índice aquella cosa inerte y al llegar a la manito, súbitamente la manito se cerró y le apretó el dedo con alma y vida.
    Entonces el médico pidió que le hirvieran agua y se arremangó la camisa.
Biografía de Eduardo Galeano

Más microcuentos

16 comentarios:

  1. ¡Qué maravilla! ¡Sublime!
    Hoy debo darte las gracias por partida doble:
    1.- Por compartir este precioso relato que me ha emocionado. Y
    2.- Por tu dedicatoria.
    Así que Regracias, Daniel.
    Que pases una felices fiestas, amigo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Mil gracias a vos, querida María José, por dejar tu huella por aquí.
    Que pases felices fiestas junto a tu gente más querida.

    ResponderEliminar
  3. Es extraño y sublime sentir la tristeza mezclada con la alegría de la vida. Hoy me siento feliz. Gracias amigo.

    ResponderEliminar
  4. asi somos esta raza desconcertante que es el hombre, aun a las puertas de la muerte nos aferramos a la vida, no nos amedrenta la aventura de vivir
    maravilloso escrito, saludos estimado Daniel, buena Navidad

    ResponderEliminar
  5. Hola, Ángel. Gracias a vos por esa lindas palabras que me dejás.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Precioso y preciso cuento. Cuando las palabras son las suficientes, el resto es paja u oropeles.

    ResponderEliminar
  7. Cierto, Abuela, aún al borde de la muerte el Hombre se aferra a la vida, e incluso, como en este caso, antes de haber conocido en mundo. Qué lindo, ¿no?
    Felicidades también para vos, y que pases unas fantásticas fiestas.

    ResponderEliminar
  8. ¡Hola, Francisco!
    Lo que has dicho es de escritores sabios. En literatura, palabra que no aporta, es palabra que debe irse. Corazón, precisión y concisión; por ahí va la cosa.
    GRacias por pasar. ¡Felices fiestas!

    ResponderEliminar
  9. Fantástico, es un cuento crudo y tierno a la vez.
    gracias por compartir
    haré tiempo para leer todo lo que tienes por aquí, es mas que interesante.
    bon nadal!!!!

    ResponderEliminar
  10. !Hola Daniel¡ me ha gustado mucho su relato,impresiona,y creo qué a veces por mal qué estemos,una caricia nos puede salvar la vida,no se es mi opinión personal.

    Iré leyendo sus relatos,poco a poco estos días tengo los ojos muy llorosos y tristes.

    Muchas gracias,y le deseo junto a su familia unas felices fiestas de Navidad y Año Nuevo,pidiendo Paz en el mundo,salud y trabajo para todo el qué lo necesite.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. ¡Hola, Balbi, qué lindo verte por acá! Gracias por visitarme y me alegro de que te guste el blog.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. ¡Hola, Carmen!
    Me alegra que te guste el cuento; pero OJO AL PIOJO, que no es mío: le pertenece a Eduardo Galeano, el gran escritor uruguayo autor de Las venas abiertas de América Latina y El libro de los abrazos, entre otros.
    Muchas gracias por visitarme y comentar.
    ¡Felices fiestas!

    ResponderEliminar
  13. Muy triste che! Cuando lei la primera parte en relacion al brazito dije LPM!!! ajajaja

    Al menos final feliz!

    Felices fiestas Dani, que este año que comienza, des y recibas mucho amor.

    Beso!

    ResponderEliminar
  14. Bueno, por eso decía yo que era mi regalo de Navidad. Por lo general los cuentos de Navidad son historias muy tristes pero con final feliz.
    Hermoso deseo el que me has dejado; veré si puedo cumplir ;)
    Un besote, y ¡feliz Navidad!

    ResponderEliminar
  15. Gracias Daniel... agradezco tu invitación para visitaros y mucho... Y además me llevo el microcuento a la página www.solidaridadypaz.com, espero que no te disguste...

    Os felicito a todos en estos días.

    ResponderEliminar
  16. Estimada Beatriz: no me disgusta para nada, al contrario, me alegra mucho.
    Un abrazo y muchas gracias por pasar, leer, comentar y convidar :)

    ResponderEliminar