Cinco puntos de partida, por Marcelo di Marco

1. Para hacerle frente a estos tiempos, nada mejor que darse el lujo de crear.
2. Sólo escribiendo se aprende a escribir. Escribiendo y corrigiendo, hasta que lo escrito nos represente.
      3. Quienes rinden culto a la espontaneidad, sin ir más allá de lo que les salga, no irán más allá de lo que les salga.
4. Jamás se deberá intentar escribir de acuerdo con recetas o moldes prefijados. Tal cosa no existe, no tiene nada que ver con la verdadera creación.
5. El acercamiento a la literatura significa un desgarrante acto de felicidad. Si un hombre necesita crear (por desesperación, no por dinero o fama) y logra dominar su estilo para dar forma a sus sueños más escondidos, será un artista singular, único, irrepetible.

Marcelo di Marco

12 comentarios:

  1. Recuerdo con una nitidez asombrosa las palabras de una profesora de Matemáticas (la mejor que tuve en mis tiempos de estudiante) que decía:
    "Se aprende a hilar hilando". Y por supuesto, trato de ponerla en práctica en todo aquello que se me resiste un poco :-)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Aunque se podría extender hasta hacer al menos un decálogo, estoy sustancialmente de acuerdo en cuanto aquí se apunta: hay que escribir por emoción, rabia o dolor, no en pos de la gloria.

    ResponderEliminar
  3. !Naturalmente¡,sino se escribe se pierde todo los valores qué podamos tener,a mi manera de pensar.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Y con el ejemplo predicas, MJ, que hilas un palíndromo casi a diario, cuando no estás dedicada a "Tampoco tengo prisa". Y vaya si has aprendido a hilar, eh.
    Un cariño grande.

    ResponderEliminar
  5. Sí, Francisco, estos son sólo cinco "puntos de partida". Marcelo, más que decálogos, hace libros con guías para escritores. En tu caso respetas muy bien eso de escribir a diario: ya he visto que cada día publicás algo en tu blog. Y algo de mucha altura. ¡Felicitaciones, y a seguir creando en pos de esa gloria!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. ¡Pues entonces, Carmen amiga, a sacarle chispas a ese teclado!
    Un cariño grande.

    ResponderEliminar
  7. Buenísimos apuntes que saben a poco.
    ... y la verdad es que los mejores escritos nacen cuando uno está bajo la tensión de una buena motivación.
    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias, Amig@mi@. Ha sido un gusto muy grande recibirte y también visitar tu blog. Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Con pocas palabras nos indicó que para ser escritor preimero hay que sentir y luego dedicarse.
    un saludo para todos los amigos
    ángeles

    ResponderEliminar
  10. ¡Exacto, Ángeles! Pero sin restarle importancia a la dedicación.
    Muchas gracias por leer y comentar.
    Cariños

    ResponderEliminar
  11. Gracias por compartír. Antorcha permanente del alma. Besos.

    ResponderEliminar
  12. Por nada, Elizabeth. Gracias por tus visitas, poeta.
    Besos.

    ResponderEliminar