Cómo crear un cuento

(Editado, con fecha 7 - 1 - 2012)
El siguiente artículo le pertenece a Juan Carlos Vecchi (aunque contiene fragmentos de otros ensayos literarios que Vecchi ha tomado, textuales, para impartirlo con la terminología más adecuada en sus talleres literarios —al final se citan las fuentes correspondientes—), y fue elegido de entre sus "Notas" de Facebook. Allí no sólo pueden ver este artículo completo, sino también otras publicaciones muy interesantes de este excelente autor y coordinador de talleres literarios. ¡Quedan invitados!

Por Juan Carlos Vecchi 
"Es fácil escribir. Ponés el papel en la máquina y sangrás.".
Red Smith

INTRODUCCIÓN:

[…]
EL CUENTO tiene dos características esenciales: UNILINEALIDAD es decir, una espina dorsal única e indivisible y tiene, también, UNIDAD DE ASUNTO.
Estas dos primeras leyes estructurales lo aparatan o alejan de la novela.
LA NOVELA admite cualquier tipo de estructura, cualquier objetivo que se le ocurra al novelista.
El cuento, por su pequeño espacio temporal, exige precisión, armonía, exactitud. Lo principal es el suceso y adonde nos conduce. Suceso único y hermético. Junto con las dos características principales mencionadas anteriormente, hay que señalar una más: SU UNIDAD FUNCIONAL. Hay muchas novelas a las que se les puede desgajar fragmentos, diálogos, capítulos y hasta personajes y no pierden nada con ello. Esto es irrealizable en un cuento auténtico. El cuento auténtico es concluido simultáneamente por el lector y el autor. Requiere preparar el final previamente para que termine, a ser posible, con el lector revelándolo como si lo hubiera escrito él mismo. En resumen, si tenéis una historia que contar y un mundo que reflejar en un corto espacio, esta es vuestra ventaja y desventaja. El hecho de escribir pocas páginas obliga a seleccionar lo que se escribe, narrando sólo lo indispensable para el cuento.
Es como un iceberg, del cual solo se ve una mínima parte, pero esconde mucho más que queda invisible.
En palabras de Edgar A. Poe: El cuento se caracteriza por la unidad de impresión que produce en el lector; puede ser leído de una sola sentada; cada palabra contribuye al efecto que el escritor previamente se ha propuesto. Este efecto debe ya prepararse desde la primera frase y graduarse hasta el final. Cuando llega a su punto culminante, el cuento debe terminar […].

CÓMO CREAR UN CUENTO

Destacamos los pasos más importantes al escribir un cuento:
SELECCIÓN: Entre todos los datos que tenemos en la mente es necesario que hagamos una selección. "La regla de oro del arte literario es OMITIR" (Stevenson).

ÚNICA HISTORIA: El cuento implica unidad, intensidad y originalidad. Un único tema concentrado, tenemos poco espacio y cada palabra debe darnos un dato.

TENSIÓN INTERNA: De los acontecimientos. Tenemos que conseguir que el lector se pregunte qué sucederá a continuación, dosificando la información. Los hechos fortuitos si no estuvieran atados a los acontecimientos del cuento, sobran.

VISIÓN DE CONJUNTO: Una visión de conjunto nos ayudará a seleccionar los acontecimientos que van a conducirnos al desenlace final. Debemos disponerlos en el sentido que más convenga a la trama.
- ¿Qué punto de vista conviene al desarrollo? ¿Debe ser el narrador protagonista y hablar en primera persona, o testigo y narrarlo en tercera? ¿Es omnisciente o es un narrador observador?
- ¿Qué tiempo necesita la trama? ¿El presente en que la historia está sucediendo mientras se narra, o que el narrador lo cuente desde el pasado, conozca la historia y haya sido testigo de los acontecimientos?
- ¿Desde dónde se debe comenzar el relato? ¿Desde el principio de la historia, in media res, o que camine una parte en presente y otra en pasado?

PREFIGURACIÓN: Nos prepara sin saberlo para el final. Nos insinúa lo que va a suceder pero escatimando el desenlace. Son pequeños hilos que el escritor tira por delante. […]

VEROSIMILITUD: es necesario detallar con precisión cada escena, para crear en el cuento un marco espacio-temporal reconocible. Debemos convencer que la trama es verosímil.
Debemos emplear los sustantivos más precisos, y el adjetivo que verdaderamente califique, que nos dé una idea concreta y original. Cuando los sustantivos y adjetivos no nos sirven para definir con exactitud, existe la metáfora, y las comparaciones. (Escribimos muchas veces "flor" en lugar de hortensia o crisantemo).

MOSTRAR EN VEZ DE DECIR. "Los buenos escritores pueden decir casi todo lo que tiene lugar en la ficción que escriben, salvo los sentimientos de los personajes" (Gardner). Los sentimientos no hay que escribirlos, sino que deben ser mostrados mediante acciones. El sentimiento debe despertarse, no definirlo.


Biografía consultada por Juan Carlos Vecchi: 
Coaching para escribir, de Sergio Bulat (Cómo evaluar tu obra para ser un mejor escritor), de Editorial PAIDÓS; 
EL ARTE DE ESCRIBIR -en veinte lecciones-, de Antoine Albalat; 
Taller de Escritura, de SALVAT EDITORES S.A. (1996); 
AVIÓN DE PAPEL (boletín mensual que J.C.V. recibe por e- mail); 
Taller de Corte & Corrección, de Marcelo di Marco (Editorial Sudamericana).

40 comentarios:

  1. Que interesante!!
    Gracias por compartirlo!!

    Feliz e inspirador año!!

    ResponderEliminar
  2. Gracias y son muchas, mi querido amigo y colega coordinador, Danielito; un gusto enorme (tan grande como el mismísimo honor de nuestra amistad literaria), el que me hayas permitido colaborar en tu genial TIERRA DE TRAMPAS, siempre agradecido con vos.

    Un abrazo di cuore y feliz 2012, amigazo.

    Juanca Vecchi

    Olavarría, Prov. de Buenos Aires, Argentina/Enero del 2012.

    ResponderEliminar
  3. Hola y alegrado quedo por tu lindo comentario, amiga Patricia; me alegra mucho que te haya servido este artículo.

    Un abrazo di cuore y feliz año también para vos.

    Juanca Vecchi
    Enero del 2012.

    ResponderEliminar
  4. Excelente entrada.
    Didáctica e iluminadora.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola, Patricia!
    El agradecido soy yo por tenerte por aquí nuevamente.
    Un cariño grande, y buen año.

    ResponderEliminar
  6. Muy interesante!!! Muy buena información!!! Gracias.

    ResponderEliminar
  7. Juanca querido: sabés que el gustazo es mío. Un honor haber publicado tu artículo que sin dudas —y ya hay testimonios que lo demuestran— le servirá a muchos visitantes de esta casa.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  8. ¡Hola, Felicidad!
    Felicidad la mía, de que hayas encontrado útil esta entrada. Siendo así, el objetivo está logrado.
    Saludos, y buen 2012.

    ResponderEliminar
  9. Creo que da plenamente en la diana del concepto de cuento. Ahora es más fácil, ya tenemos la técnica, sólo hace falta teclear y ver cómo sangra la pantalla.
    ¡Gracias por compartirlo!

    ResponderEliminar
  10. Muchas gracias, Dolly. Me alegra que te gustara.
    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Muchas gracias por esta información... mucha suerte. Nos seguiremos leyendo

    ResponderEliminar
  12. ¡Exacto, Francisco, ni más ni menos!
    Un gran abrazo, y mi agradecimiento por esta nueva visita.

    ResponderEliminar
  13. ¡Hola, JJ!
    Seguimos leyéndonos, cómo no. Un cariño grande y gracias por pasar.

    ResponderEliminar
  14. Muy útiles consejos, gracias por compartirlos. Les recomiendo leer, además, el prólogo de Juan Bosch a su libro Cuentos escritos en el exilio. Ahí el narrador dominicano explica su visión de cómo escribir un cuento.

    ResponderEliminar
  15. ¡Hola, Enrique!
    Gracias a vos por pasar y comentar.
    Es muy buena tu recomendación. Ese prólogo que decís, se ha concentrado en su artículo "Apuntes sobre el arte de escribir cuentos", y puede leerse en esta misma casa, en la siguiente habitación: http://tierradetrampas.blogspot.com/2011/09/diez-apuntes-de-juan-bosch-para.html
    ¡Un gran abrazo, y buen 2012!

    ResponderEliminar
  16. Gracias por este enlace. Hay que leerlo con tranquilidad, pero me parece muy interesante.

    De nuevo gracias por compartirlo.

    Besitos

    ResponderEliminar
  17. ¡Hola, Ely!
    Gracias por pasar y dejar tu huella.
    Un cariño grande.

    ResponderEliminar
  18. Como bien sabes, Daniel, bebo de tus fuentes con fruición. Tal es mi deseo de aprender :-)

    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  19. EXCELENTE!!!


    UN DECIR ESPERANZADOR DIDACTICAMENTE, Y CON EXCELENTE ESTILO.

    GRACIAS POR COMPARTIR TAL!

    Dejo mi huella
    Y en ella mi cariño
    Junto a mi paz
    y a un ramillete de lavandas
    Para tu alma,
    E invito a pasar por:

    Mis Blogs:
    www.walktohorizon.blogspot.com
    www.panconsusurros.blogspot.com
    www.cuerposanoalmacalma.blogspot.com
    www.cosechadesentires.blogspot.com
    www.newartdeco.blogspot.com
    www.lasrecetas delaabuelamatilde.blogspot.com
    y si gustas retirar los premios y regalos dejados en ellos.

    Un abrazo a lo argentino!
    María del Carmen

    ResponderEliminar
  20. Interesante contenido, si bien el conjunto de todos los requisitos yo lo asociaría a lo que entendemos ahora por "microrrelato"; el cual también ha variado con el tiempo, desde entenderlo como una página hasta concebirlo actualmente como una extensión menor (es frecuente en concursos la dimensión máxima de 100 palabras). El relato corto obliga a exprimir los recursos, supone un reto y esfuerzo de habilidad e imaginación, es fascinante; también es fascinante porque es la forma de prosa más "cercana" a la poesía. Yo tenía guardado un "Decálogo para escribir microrrelatos", pero más o menos coincide con el contenido de este post.
    Un abrazo, Daniel

    ResponderEliminar
  21. ¡Hola, querida María José!
    Muchas gracias por esas lindas palabras que tanto me halagan, aunque el mérito es de los autores como Juan Carlos Vecchi que escriben artículos tan claros y certeros.
    Un cariño grande.

    ResponderEliminar
  22. Muchas gracias, María del Carmen. Tus palabras estimulan para seguir en la huella.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. ¡Hola, Luis amigo!
    Es cierto, los cuentos van variando según los tiempos, pero este artículo está relacionado al cuento breve pero no tanto, a ese género que Poe delimitó diciéndonos que era aquel que puede leerse de una sentada. Puede que tenga una página, cinco, diez... las que nos pida la historia: para todos ellos son aplicables los puntos que nos describe el amigo Juan Carlos Vecchi en el artículo.
    Te agradezco de corazón esta visita y lectura, y más sabiendo lo acortado que son tus tiempos.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  24. Soy muy lector de blogs literarios y me ha llamado la atencion que los contenidos de lo que aquí se titula "Cómo crear un cuento" y que se adjudica a la autoría del señor Vecchi, lo he leído en otro sitio de la web, lo que no sé con certeza es si esto que está posteado es de autoría del señor Vecchi o es Cut, copy, and paste.Porque si no es así alguien está plagiando a alguien.
    Horacio Arosemena

    ResponderEliminar
  25. Hola, Horacio.
    Tengo para mí que la nota es propiedad de Juan Carlos Vecchi y la he visto difundirse ampliamente en Facebook, pero siempre bajo su nombre. Si ha aparecido algo similar en algún blog, no lo he leído. En caso de haber aparecido, habría que ver hasta dónde llega esa similitud; lo digo porque los fundamentos que se expresan aquí son absorbidos de las enseñanzas que dejaran Poe, Quiroga, Cortázar, Bosch, entre tantos otros; e incluso algunas palabras y expresiones que aparecen en el artículo de Vecchi, como "Unidad funcional" y tantas otras, son términos técnicos que se repiten como parte del argot literario. De todos modos, le escribiré a Juan Carlos para que él eche más luz al respecto.
    Un abrazo, y muchas gracias por pasar y comentar.

    ResponderEliminar
  26. A la orden.Un saludo.Horacio Arosemena

    ResponderEliminar
  27. Estimado Horacio Arosemena, hola y mucho gusto.
    Si bien mi amigo y colega coordinador y editor, Daniel Paredes, te comentó y aclaró sobre las similitudes existentes en el contexto temático literario (argot literario del cual quienes nos dedicamos a dirigir talleres literarios estamos continuamente asimilando y actualizando con nueva información, técnicas, secretos, claves y herramientas porque infinita es la fuente que alimenta nuestra amada literatura), si me permites, te contaré que mi única intención -hecho estoy, para mal o bien, pues hace 40 años que escribo ficción y 20 años que dirijo talleres de escritura creativa y talleres de estilo literario-, es compartir con todo aquel que escribe o quisiera escribir, una herramienta útil para mejorar su escritura o para disparar sus primeros textos. En esta red mundial llamada Facebook, soy más querido y abrazado como un buen amigo escritor que se la pasa todo el tiempo difundiendo a sus amigos escritores -y compartiendo con ellos notas o artículos literarios para darles una mano-, soy más eso que un escritor que busca reconocimiento o fama o lo que sea. Mal o bien, he dedicado con pasión mi vida alas letras y me puedo dar el lujo de ser feliz si mis amigos son felices y me lo dicen con sus comentarios de agradecimiento. No lucro con mi oficio de educador literario en internet, nunca lo hice, todos mis talleres literarios (con más 50.000 alumnos registrados en talleres privados o dados en entidades culturales), han sido PRESENCIALES, es decir, nunca dí talleres virtuales. De corazón, estimado amigo, te invito a que ingreses si tienes tiempo para ello, a las NOTAS de mi muro que es escencialmente literario, y compruebes la infinita cantidad de obras de otros autores y de notas literarias con su título y la fuente bien aclarada que estoy compartiendo en varios grupos de arte y literatura, a los cuales, se me ha invitado. Sería un honor para mí que lo hicieras porque creo no tenerte entre mis amigos virtuales. Esta nota la compartí hace un mes -no recuerdo-, en mi muro, para mis casi 3000 amigos escritores y en varios grupos de arte y literatura; a Daniel le gustó y me pidió permiso para editarla en su blog, lo cuál acepté y agradecí de corazón porque es un honor que me lo haya pedido, y si bien mi amigo me dió mucho tiempo para prepararla mejor, nunca lo tuve y por eso ahora pido disculpas pues debería haber agregado al pié de la nota la bibliografía de la cual yo consulto, estudio e investigo para armar mis propios manuales de oficio que luego transmitiré con mis alumnos en los talleres presenciales y en mi muro literario; si bien soy Corrector de Estilos Literarios, Asesor Técnico Literario, Coach Literario, Prof. de Literatura y escritor, con orgullo te cuento que en esencia soy un autodidacta que elije su lectura y la teoría para su alma e inspiración. Y la comparto con otras muchas almas. Esta nota la escribí y ordené intentando ser breve y didáctico, repasando una temática ya muchas veces estudiada por mí, desde las siguientes fuentes:

    ... (sigue en próxima ventana por el máximo permitido de caracteres)

    ResponderEliminar
  28. (2 para Horacio y todos):

    "Coaching para escribir", de Sergio Bulat (Cómo evaluar tu obra para ser un mejor escritor), de Editorial PAIDÓS; "EL ARTE DE ESCRIBIR" -en veinte lecciones-, de Antoine Albalat; "Taller de Escritura", de SALVAT EDITORES S.A. (1996); AVIÓN DE PAPEL (boletín mensual que recibo por e- mail); "Taller de Corte & Corrección", de Marcelo di Marco (Editorial Sudamericana).

    Estimado Horacio: siempre digo que el arte se comparte sinó se parte en el olvido... por eso para mí es tan importante difundir obras literarias de otros (otros podrían hacerlo con mi obras :), y especialmente la temática o teoría literaria es siempre la misma -extraordinaria e infinita-, una fuente que no le pertenece a nadie (salvo en su discurso o estilo para aquellos que cobran dinero cuando se las publican), no les pertenecen a nadies y a todos... por supuesto, las obras literarias de cada autor es otro cantar y uno ya sabe que suceden cosas feas. También disculpame que me fui de largo, cualquier otra sombra comprensible que te haya quedado, por favor, te invito de corazón a que me escribas y te abrazo fuerte, esperando que pronto vos y yo podamos ser amigos en esta red de letras.

    Juanca Vecchi
    (Olavarría, Argentina).

    ResponderEliminar
  29. Les agradezco di cuore alegrado que les haya sido útil esta colaboración en el blog de Daniel y también agradezco lo que me han transmitido en sus comentares, queridos amigos: Felicidad, Sole (Dolly:), Francisco, JJ, Enrique, Elysa, MJ, María del Cármen y Luis...

    Los abrazo fuerte, feliz 2012 y les deseo un lindo fin de semana.

    Juanca Vecchi (Argentina).

    ResponderEliminar
  30. Amigo Luis Nieto del Valle, si me permitís, punto y aparte con vos :) Gracias di cuore, otra vez como a toditos, por tu comentar literario. Sí, lo compartido tira más para el microrrelato o minitexto, no solamente porque los tiempos lectores actuales nos "obligan", a los autores, a decir más con poco (elipsis, no como figura retórica de dicción, más bien como una herramienta para manipular el tiempo narrativo de nuestra historia a contar). El cuento es un relato, pero no viceversa -por un lado eso-, y tanto el cuento, el relato como la novela, son sub- géneros narrativos en prosa (te recuerdo que la prosa está ahí al medio, entre la lírica -poesía y sus poemas-, y la narrativa -con todas sus matrices litererias), pero siempre le digo a mis alumnos que la prosa es más narrativa que poesía, porque si bien es metáfora u otro tropo detrás de otra metáfora y ese decir una cosa en término de otra cosa, su sintáxis es narradora: la prosa se escribe con frase u oración (de sujeto y predicado); suena a dificilongo el asunto y por eso son pocos los escritores que logran escribir una prosa con rigor literario.
    Cuántas veces vos y yo hemos leído una carta, un cuento o un relato, que nos hace temblar el espíritu y nos decimos felices: ¡ésto es poesía! :) Y para no cansarte, mi buen amigo, tanto el relato como el cuento, deben ordenarse de acuerdo a una secuencia narrativa que consta de 5 escalones o pasos: 1. La situación inicial - 2. El conflicto. - 3. La acción del personaje. 4. El desenlace. 5. La situación final. Para lograr un minicuento o microrrelato, en cambio, se logra no escribiendo los pasos 1 y 5 y ahí te regalé, di cuore, otro secreto o clave temática. Y sí, otra vez tenés razón con ese decálogo que me contás y tantos otros que yo he leído y aprendido, todos nuestros maestros abuelos, padres y hermanos, más o menos nos dicen siempre lo mismo, cada uno a su modo. Te aconsejo, si me permitís, el libro "SER ESCRITOR", del maestro Abelardo Castillo. Un abrazo fuerte y fraterno, muchas gracias.

    Juanca Vecchi

    ResponderEliminar
  31. Estimado señor Vecchi,me parece correcto y además es lo que cuadra citar las fuentes y también cuadra que encomille los textos que no le son propios, eso es sencillamente repeto por lo que se llama propiedad intelectual.Agradecido por las respuestas, y quedo a la orden.Horacio Arosemena.

    ResponderEliminar
  32. Amigos: debido a lo expuesto por los señores Horacio Arosemena y Juan Carlos Vecchi en los mensajes anteriores de esta entrada, y aclarado todo debidamente según sus propias palabras, me parece oportuno y conveniente para resguardar la transparencia y honestidad de Tierra de Trampas e incluso la de los autores que en este blog se publican, editar el cuerpo de la entrada haciendo las salvedades pertinentes y citando las fuentes que el señor Juan Carlos Vecchi ha mencionado en uno de sus comentarios.
    Saludos para todos.
    Daniel Paredes

    ResponderEliminar
  33. ¿Cuándo sale la Guía para todo escritor, de Daniel Paredes??

    Un gusto leer los textos que compartís!!!

    ResponderEliminar
  34. En cualquier momento me arremango y arranco, querida Ceci, jajaja. ¿Vos me lo vas a comprar? No sea que lo haga y después no lo quiera nadie, eh... :))
    Besote.

    ResponderEliminar
  35. Hola y Feliz 2012 querido amigo Daniel!Ayer tarde dejé un mensaje agradeciendote tu visita del 26 de Diciembre y ahora también agradezco la de ayer.Van mis Aplausos y Congratulaciones por tu magnífica tarea de los tres blogs.Tus escritos engalanan la literatura.Gracias por tu apoyo a mi tarea.Sobre Acuarela es un poema que no pertenece a mi realidad y supongo que el pescado se les arrebató, já, já...
    Buena semana para tí y familia
    Abrazos y besos
    Raquel

    ResponderEliminar
  36. Jajaja, ya me parecía que ese dorado no podía quedar a punto.
    Muchas gracias, Raquel, por tus lindas palabras.
    Un cariño grande.

    ResponderEliminar
  37. Me encanta Tierra de Trampas y fué muy util la entrada! Gracias!
    besitos.

    ResponderEliminar
  38. ¡Gracias a vos Camilla, por asomarte y comentar! Me alegra mucho que te guste esta tierra de trampas.
    Besos.

    ResponderEliminar
  39. Tú eres luz

    Una niña que vive junto al río Urubamba quiso llegar más alto que la cordillera .Se admiró viendo desde muy arriba cómo se había creado el mundo, porque Dios tomó los rayos del sol para poner lucecitas en cada persona. Luces diferentes, pero todas iluminan con distinta intensidad .Luces que saben alumbrar los caminos de los demás, otras luces que quedan sólo dentro y no se expanden , luces que relucen más cuando se encuentran en las miradas y cuando sus manos se extienden en otras manos...



    Stella Maris Taboro

    ResponderEliminar
  40. Muchas gracias por este texto, Estrella del mar. Me has hecho acordar a otro muy bonito también, de Eduardo Galeano en "El libro de los abrazos":

    El mundo
    “Un hombre del pueblo de Neguá, en la costa de Colombia, pudo subir al alto cielo.
    A la vuelta, contó. Dijo que había contemplado, desde allá arriba, la vida humana. Y dijo que somos un mar de fueguitos.
    —El mundo es eso —reveló—. Un montón de gente, un mar de fueguitos.
    Cada persona brilla con luz propia entre todas las demás.
    No hay dos fuegos iguales. Hay fuegos grandes y fuegos chicos y fuegos de todos los colores. Hay gente de fuego sereno, que ni se entera del viento, y gente de fuego loco, que llena el aire de chispas. Algunos fuegos, fuegos bobos, no alumbran ni queman; pero otros arden la vida con tantas ganas que no se puede mirarlos sin parpadear, y quien se acerca, se enciende.”

    Un abrazo.

    ResponderEliminar