Adiós, querida Alicia

Me escapo un momento de mis tareas para publicar unas pocas palabras. El mes pasado (aunque yo me enteré hace poquitos días) murió la escritora Alicia Steimberg. Una de las últimas publicaciones de este blog fue, precisamente, un fragmento suyo: "Concreto versus abstracto", que pertenece al libro Aprender a escribir.
Antes de postearlo yo le había pedido su permiso por e-mail, y ella accedió de buen grado. Después intercambiamos algunos mensajes más (era muy agradable en su trato) y me decía que estaba a punto de entregar a la imprenta una segunda parte de Aprender a escribir. La verdad es que no sé si habrá llegado a terminarlo; ojalá que sí, porque cuando la voz del escritor se apaga, nos quedan sus libros. Y Alicia Steimberg escribía textos tan instructivos y maravillosos como éste:
¿Cómo es el proceso que convierte a alguien en escritor? No se sabe. Es imposible ver crecer una planta, aunque se sepa por qué crece. Es imposible seguir el movimiento de un rayo de sol que avanza imperceptiblemente por una pared y que, un rato después, al volver a prestarle atención, encontraremos en la pared de enfrente. Tampoco se ve el don inexplicable que permite el aprendizaje del oficio, tanto al escritor como a otros artistas. Es natural que así sea, porque los escritores de ficción deben ser artistas.
De Aprender a escribir, Ed. Aguilar, 2006.
¡Gracias por todo, querida Alicia!


12 comentarios:

  1. ¡Que hermoso fragmento, Daniel! Estaremos en la búsqueda de más material de esta Escritora.

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola, querido Mariano!
    Además del ensayo, de Alicia tengo la novela Cuando digo Magdalena. Si te interesa, pasá a buscarla cuando quieras.
    Un abrazo, y gracias por la visita.

    ResponderEliminar
  3. Descanse en paz Alicia, que nos dejó ese bello texto.

    ResponderEliminar
  4. Mis condolencias para su familia.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Gracias, Francisco, por la compañía de siempre.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Gracias, Daniel, por traer acá a la gran maestra. Nos quedamos con sus letras y su escuela.
    Un abrazo a todos.
    Edgardo Benitez.

    ResponderEliminar
  7. lamento sincesaremente esta importante perdida tanto por el ser humano como por la escritora que nos enseño el camino-

    ResponderEliminar
  8. Qué hermnoso homenaje, Daniel! Digno de una gran escritora como fue Alicia.

    ResponderEliminar
  9. Edgardo, Anónimo y Lidia: mi agradecimiento para ustedes por visitarnos, y me sumo a sus palabras para Alicia: se ha ido una gran escritora pero ha dejado su huella.
    Saludos para todos.

    ResponderEliminar
  10. Hermoso fragmento nos traes para que sirva de homenaje a quien fue capaz de escribirlo.

    Besitos

    ResponderEliminar
  11. Gracias, Elysa. ¡Qué bueno verte por aquí!
    Besos.

    ResponderEliminar