Corregir consiste en suprimir

Por Julio Cortázar

Creo que una escritura lograda formalmente (y cuando está lograda en el plano formal, lo está en los otros) requiere no tanto la presencia como la ausencia de cosas inútiles y negativas.
Cuando yo corrijo, una vez en cien agrego algo, completo una frase que me parece insuficiente o agrego una frase porque veo que falta un puente. Las otras noventa y nueve veces, corregir consiste en suprimir. Cualquiera que vea un borrador mío puede comprobarlo: muy pocos agregados y enormes supresiones.
Porque al escribir, especialmente como escribo yo, rápido y dejándome llevar, hay una tendencia a la repetición inútil, se escapan cosas (y, sobre todo, cuando se trabaja con máquina eléctrica). Hay que eliminarlas implacablemente.
Es así como se llega a tener eso que llaman un estilo. Para mí el estilo es una cierta tensión y esa tensión nace de que la escritura contiene exclusivamente lo necesario. Imagínese que la araña que hace de su tela un modelo de tensión, después le sacara unos flequitos al costado y los dejara colgar... La mala literatura está llena de flequitos. Es literatura con flecos.

Fuente: revista “LA BALANDRA | OTRA NARRATIVA”, número 2, diciembre 2011, Argentina; y ésta a su vez del libro Conversaciones con Cortázar de Ernesto González Bermejo.

18 comentarios:

  1. No se puede disentir del maestro, sobre todo cuando habla de esos flecos con los que adornamos los que estamos vacíos. Conocí a Cortázar en sus últimos años de existencia. Vino a alojarse al hotel donde trabajaba y fue muy amable con mi torpeza literaria de flecos: le entregué un original y él me recompensó con dulces palabras y con su último libro dedicado. Un tesoro en la memoria y en mi librería.

    ResponderEliminar
  2. Hola Daniel. Recibo las novedades de tu blog en mi correo regularmente y te pido disculpas por ser esta la primera vez que te dejo un comentario.

    Agradecerte estas entradas en las que , cada día, aprendo algo.

    Yo tengo un blog en el que escribo...al principio micro relatos, poesía y cosas parecidas, pero ha llegado un momento en el que, me he autoconvencido de que no seré capaz de producir esas historias regularmente. Que es una tontería lo sé, pero no consigo convencer a mi cabeza, que es mucho más testaruda que yo misma.

    Estoy de acuerdo con Cortázar ¡Cómo no estarlo! si yo esquilmo mis textos de tal forma que los dejo casi anémicos.

    Hablaremos del taller de escritura en el momento que pueda acceder a él.

    Te repito mi agradecimiento y te enlazo en mi blog.

    Un saludo afectuoso.

    ResponderEliminar
  3. Gralba: me alegra que coincidas. Vamos por buen camino, entonces :)
    Gracias por pasar y comentar.

    ResponderEliminar
  4. Hola, Francisco: qué tesoros, eh. Ya conocía esa linda anécdota. Hombres sabios, ambos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Milagros: ¡coincido! Gracias por la visita.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Marina: no hay por qué disculparse; al contrario, te agradezco mucho que te hayas suscripto para recibir las actualizaciones en tu correo.
    Respecto de tu autoconvencimiento de que "no podrás", parece ser un mal que afecta a la mayoría de los escritores (a veces lo siento también yo, aunque en el fondo sé que sí podré). Tal vez estás tomándotelo demasiado en serio, y eso puede estar cerrando alguna puerta. Recordá cuando escribir por puro placer, sin conocer todos los límites que conoces hoy. De todos modos, te prometo que en breve postearé algún ejercicio como para reabrir alguna puerta.
    Ah, y eso de que tu cabeza es más testaruda que vos misma, es muy lindo: toda una prueba de que piensas como una escritora.
    Gracias por pasar y comentar.

    ResponderEliminar
  7. Muy bueno, Daniel. Es lo que siempre nos recordás en el taller: Suprimir lo que no agrega nada al cuento, escribir lo necesario.

    ResponderEliminar
  8. Exacto, querida Silvia.
    Casualmente estaba leyendo el prólogo de Piglia a La invasión, un libro de cuentos que publicó por primera vez en 1967. Fijate lo que comenta sobre las correcciones que le hizo para reeditarlo: "En general se trató sobre todo de cortes y de supresiones. Ya sabemos que —como decía Hemingway— todo lo que podamos sacar de un cuento, lo va a mejorar".
    Parece que entre los maestros hay consenso. :)
    Un beso, y gracias por la visita.

    ResponderEliminar
  9. Estoy absolutamente de acuerdo con la teoría de Cortázar ¡cómo no estarlo!
    Aunque lo difícil es aplicarlo, con constancia se puede llegar a conseguir ¿no es cierto?

    Un abrazo, Daniel.

    ResponderEliminar
  10. En eso coinciden la mayoría de los buenos escritores, revisar es eliminar lo innecesario y es cierto cuando lo hacemos se suele ver que realmente la historia no pierde por suprimir según que frases.

    Besitos

    ResponderEliminar
  11. ¡Hola, María José, gusto de verte!
    Sí, la poda es como hacer ejercicio físico: al principio cuesta un poco, pero enseguida nos alegraremos al notar cómo mejoramos la salud. ;)
    Un beso

    ResponderEliminar
  12. ¡Hola, Elysa, cómo estás!
    Es muy cierto lo que decís: también hay que aprender a suprimir. Si no utilizamos un buen criterio, la poda puede transformarse en mutilación.
    Un beso, y gracias por la visita.

    ResponderEliminar
  13. Acabo de escribir un micro para un concurso y realmente he hecho lo que dices. Cuanto más lo reviso, más suprimo. Es curioso, seguro que llevo hacéndolo años y sólo ahora me he dado cuenta.
    Gracias por hacernoslo ver.
    Gracias al maestro.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Gracias a vos, Amig@mi@, por contarnos tu experiencia.
    Besos y mucha suerte en ese concurso.

    ResponderEliminar
  15. Hola Daniel , me ha encantado descubrir tu blog y si no te importa me quedo para seguirte.Me encanta escribir por puro placer ,pero la literatura requiere técnica ,saber cuando hay que suprimir, dónde , cuando y el porqué.Como bien dices , sino se utiliza un buen criterio , la poda puede convertirse en mutilación.Gracias por tan maravillosas sugerencias.

    Un Abrazo y saludo cordial.

    ResponderEliminar
  16. ¡Hola, Raelynn!
    Me alegra que encuentres interesante este blog, y que lo sigas me halaga. Pero en breve nos estaremos mudando a una página nueva, más completa que esta. Cuando eso ocurra, publicaré el mensaje en este blog. Espero contar con tu compañía en este nuevo proyecto. :)
    Saludos.

    ResponderEliminar